Opciones para correctores de textos

Cuando la situación económica daba la cara buena, parecía que había dinero por todas partes, sin renunciar a nada, todo brillaba y resplandecía, pero luego sobrevino la coyuntura en la que estamos, es difícil elegir bien en qué invertir, así que se hace por eliminación: lo imprescindible pende de un hilo según quién maneje la tijera y la calculadora. Todo esto ocurre en todas las empresas, que tienen unos clientes que les aprietan, otros que han desaparecido, y los que todavía conservan una situación de cierto desahogo no quieren caer en el optimismo, así que se trata de prescindir de algunos gastos.

La corrección de textos, ya sea de un librito, de una revista electrónica de viajes, de una memoria o de una web, implica un cierto encarecimiento, claro, y ahora mismo salir a ofrecer este servicio, que aparentemente no mejora nada ya que “todos en la empresa hablamos español”, quien más quien menos lo hará con cierta pericia gracias a los años de práctica, a veces de lectura, las menos de escritura, y con respecto a la escritura ocurre algo muy parecido a lo que pasa con la elegancia, o la conducción: todos sabemos conducir mejor que los demás, escribimos bien dentro de unos límites “normales” (los estándares son refugios recurrentes donde protegerse de críticas) y elegimos el mejor traje para combinar con aquellos zapatos que llevaremos a cierta reunión. Todo el que lea este párrafo, a poco que fuerce la memoria, podrá encontrar algún ejemplo en las conversaciones de su propio pasado.

Pues sumando a lo anterior que “no se necesita un corrector porque Word funciona”, que “supone un tiempo y un gasto añadido”, que “las revisiones que hace el equipo son suficientes”…, no paran de crecer las barreras que hay que superar, y para eso hay que reforzar los argumentos; ya no sirve llevar las páginas con errores de otros (me persigue el recuerdo, a pesar del paso de los años, de una portada con un titular en un cuerpo de más de treinta puntos que decía: “las ventajas de contratar a un PROFESIOANAL (sic)”), explicar que eso puede escapársele a cualquiera que maneja un teclado, que la pantalla ya llega a millones de lectores, que las erratas molestan y disminuyen la velocidad de lectura, y que la imagen de la empresa se transmite también a través de la ortografía descuidada. A la empresa ahora le interesa el servicio rápido, con un precio asequible, y sin problemas con los plazos, cada día más ajustados; esto no incluye un corrector, así que hay que seguir buscando la manera de que el cliente comprenda que hace falta corregir, o de buscar el cliente que lo entienda.

¿Cómo identificar las necesidades de un cliente y mostrarle qué le vas a aportar como corrector?  En este momento hay mucha gente que ha tenido clientes que ya no existen, que han desaparecido, y tenemos que buscar otros nuevos, y las imprentas, aunque está bien que tengan tu teléfono por si un día surge, no es muy frecuente; por mi parte, estoy en contacto con estudios de diseño, empresas de comunicación, gabinetes de prensa y una traductora. Aparte, ofrezco la corrección del texto en el archivo (en formatos .doc, .indd, .qxp, .pdf o .html), y la maquetación sobre un documento previo. Estas son mis posibilidades, pero si buscas clientes y no encuentras, puedes empezar a preguntarte por la formación complementaria que acumulas y dónde buscar las empresas que paguen por tu trabajo:

  • ¿Manejas el procesador de textos con algo más que soltura? La mayoría de los usuarios de Word apenas conocen el 20% del programa; investiga y verás que puedes ofrecer servicios añadidos que no son tan fáciles de encontrar, y que ahorrarían tiempo y dinero a quien los necesite. Por ejemplo, la programación de macros por encargo, o de plantillas personalizadas para imprimir en impresora de cartuchos, o soluciones para pequeños problemas que esos clientes no saben solucionar. Pongo el ejemplo del procesador de textos, pero se me ocurren que Office es una suite muy conocida e infrautilizada. La consultoría de Office (no solo Word, también Excel, Access y Power Point) puede ser una salida válida para muchos correctores.
  • ¿Te puedes ofrecer para elaborar resúmenes? Hace unos años leía un blog de un corrector, que no consigo encontrar, que consistía en resúmenes: en un post de no más de 500 palabras contaba, por completo, series de TV, películas, libros… Todo escrito con humor y una gran capacidad de síntesis. Resumir exige saber manejar léxico en abundancia, concentración, coherencia y mucha práctica, de modo que es mucho conocimiento específico, y por el que algunas empresas pagarían si supieran de alguien que lo hace. No olvides que hay muchos tipos de resumen: literario, documental, de prensa, de artículos de diversa índole…
  • Adaptación del español de América al español peninsular. El crecimiento económico de América del Sur junto unido a los precios en caída libre en España, está permitiendo a muchas empresas desembarcar en España. Traen materiales para presentaciones y reuniones de negocios con rasgos distintivos y palabras que, aunque se entienden, no se usan, y son posibles clientes de servicios de corrección, según la formación que tengan sus directivos.
  • La redacción es otra salida. La formación en Humanidades, Historia, Periodismo o Filología es la más habitual entre los correctores que conozco, así que para lectores/correctores puede ser una forma de trabajar, aunque no está muy bien pagada. Las redes sociales y los blogs son tu escaparate de cara a convertirte en tu propio cliente. El ejemplo de Orsai me viene a la cabeza cada día. Si no lo conoces, clic aquí.
  • ¿Conoces algún otro idioma que te permita detectar las posibles erratas o calcos de una traducción? Cuando se lee un libro traducido, se puede identificar algunas construcciones calcadas del idioma del que procede y que no son habituales en español. El traductor a veces necesita revisores para sus trabajos, y pueden ser traductores, pero también correctores.

Para terminar, quiero, primero, recomendarte que te informes para seleccionar cuidadosamente dónde acudir (hay lugares donde no merece la pena ir porque es predicar en el desierto: empresas con problemas, con despidos recientes) y, segundo, conviene concertar una cita por teléfono o por correo, para evitar viajes en balde.

Aunque hay que darse prisa, hay que darse tiempo para evaluar correctamente la situación. Y te deseo suerte, aunque tu trabajo y tus contactos importan más.

Google Docs en HTC Desire Z

Google ofrece la opción de instalar en los teléfonos Android la aplicación Google Docs. Gracias a ella podemos ver y editar documentos de texto (los que me interesan), y además acceder a ellos a través de internet, desde cualquier punto en que nos encontremos conectados, ya que se almacenan en la cuenta de Google con la que hayamos accedido al servicio. Por otra parte, las opciones de edición que ofrece son mínimas frente a las de WTG (Word To Go). Se puede escribir (sin control de cambios), sin formato, un texto largo. En su favor, que queda almacenado el documento “en la nube”, y eso puede ser muy útil.

Me parece una aplicación mejor para un escritor que para un corrector, aunque también se puede leer o reescribir y guardar con otro nombre el archivo, y marcarlo como favorito si lo vas a necesitar abrir varias veces.

Imprimir desde Google Docs

La utilidad de crear un documento a partir de una imagen todavía falla bastante y solamente funciona medianamente bien con algunas tipografías, aunque ya he visto que los chicos de Google están trabajando para mejorar esa función OCR, pero lo que me parece para destacar es el hecho de que entre los pocos botones de opciones exista el de “Print” a través de “cloud-print”, en tu cuenta de Google. Conecta tu impresora a un ordenador, accede a tu cuenta y documento al papel.

En definitiva, funciones distintas a WTG. Elige cuál te viene bien según tus necesidades.

Edito: Acabo de comprobar que con WTG 3.0 también se puede guardar el archivo en Google Docs. Ahora sí que es definitivo: WTG permite trabajar sin ordenador, aunque sea durante un corto periodo de tiempo; digamos un trayecto en tren o en taxi.

El artículo científico (I)

Ya sea uno estudiante de primero de carrera, o investigador premiado, deberá en cualquiera de los casos, leer y haber leído una cierta cantidad de artículos y libros que han sido escritos con mucho cuidado por sus competentes autores, quienes, a su vez, aprendieron las normas leyendo a otros que publicaban antes que ellos.

Las normas básicas son:

Sobre el léxico, vigila la precisión de tus palabras. Tu artículo debe comunicar única y exclusivamente lo que tienes que decir. Evita la ambigüedad y el estilo literario, y procura que el significado sea único, que no exista un hueco para la mala interpretación. Por ejemplo: conviene no incluir adjetivos a no ser que sean absolutamente necesarios, descriptivos y ajustados a lo que se quiere decir.

El vocabulario técnico se debe reducir, o incluir aclaraciones, en el caso de que nos interese no sólo la comunidad científica especialista, sino un auditorio más amplio.

La sintaxis de cada oración influye en la claridad. Si ordenamos correctamente las palabras que componen cada oración, sujeto + predicado, sin romper el orden ni alejar palabras que deben aparecer juntas, y no abusamos de las frases largas, el texto será mucho más claro. Las herramientas de la claridad son una correcta puntuación, un orden lógico de la secuencia a describir, y un buen uso de los conectores discursivos (palabras, o grupos de palabras, que nos muestran la secuencia del texto).

Muy importante también es la brevedad. Es más útil y valioso un artículo breve, que sintetiza la información absolutamente pertinente para el lector, no incluye líneas agregadas artificialmente y ha eliminado todo aquello que le sobra porque no aportaba nada necesario.

Por último, una revisión profunda ayudará al éxito del estudio sin ninguna duda.