Palabras 2.0: Storytelling

Me muevo a través de diferentes webs, y en muchas llevan ya tiempo asegurando que la creatividad y la innovación serán las dos soluciones para salir adelante, que las empresas tienen que diferenciarse para encontrar su hueco. Introducen palabras nuevas en inglés, y repiten en cada post, artículo o vídeo, que no hace falta una gran inversión para atraer a los socios e inversores adecuados para nuestro negocio, que el producto que es único fracasa porque no conecta con el público, que el que se parece al mejor fracasa, porque no es el mejor, pero el que es como el mejor, pero resulta que lo supera en calidad o rebaja su precio, ese es el que triunfa. Esas palabras acompañan a una presentación limpia, diseñada en un programa que incluye espectaculares motion graphics, vídeo y sonido a modo de sala de cine, una voz desde detrás de un micrófono da pasos lentos por el escenario, frente a un auditorio repleto de variado público: desde corbatas y camisas de gemelos a peinados de desaliñado planificado con varios piercing y tatuajes, mucho iPhone, mucha tableta y mucho “trajeado” de toda la vida reconvertido en emprendedor 2.0. Casi todas las palabras se repiten, una y otra vez, buscando enganchar al que lee o al que escucha.

Algunos ponentes alaban los idiomas y las ingenierías, otros nombran el Camino de Santiago o un viaje a la India como métodos para encontrar soluciones más allá de nuestros límites habituales; finalmente llegan los que dentro de la sala proponen las humanidades como disciplinas que nos ayudarán a salir de la crisis, ensalzan los saberes filosóficos, elegir las palabras precisas de algunos periodistas y filólogos. Fuera de la sala todo eso carece de importancia, de la más escasa capacidad productiva, en favor de ingenieros fiscales o mentes informáticas. Como si de una película se tratara, todos inician la historia tras una breve presentación del protagonista, implicando al auditorio mediante preguntas del tipo de los monólogos del Club de la Comedia. El orador (speaker) hace una breve pausa, y entre el público se despiertan algunos aplausos, los primeros tímidos, luego seguros: ha tocado una cuerda sensible dentro de cada espectador con una situación del pasado, nostálgico o reciente, en la que todos se identifican en mayor o menor grado. La historia continúa hacia un final donde se abrirán las nubes, despejando en los cielos del saber, y tras los destellos del sol, una brillante moraleja. Justo al lado y en voz baja, alguien pronuncia la palabra storytelling. Es la nueva forma que quieren tener las marcas para acercarse a las personas por la vía emocional de una forma más honesta y sincera; no deja de ser un narrador, pero ahora con planes a corto, medio y largo plazo, y con un objetivo: ganar confianza. Y florecen los libros y las webs en las que lo explican con todos sus usos (storytelling político, para ventas, para coaching -otro palabro-).

Fin.

Vocabulario 2.0

Como últimamente mis clientes me dejan demasiado tiempo libre, más del que necesito, llevo algunas semanas interesándome por el e-learning -aprendizaje en línea para los fundamentalistas hispánicos- y las redes sociales, y he comprobado que mi vocabulario se enriquece con términos nuevos, referidos sobre todo a la actualidad de La Gran Red (los que me conocen saben que es mi ídolo al que adorar), que antes no había necesitado y sin los que ahora no podría pasar una semana. No pretendo ser un lexicógrafo hipertextual de términos efímeros (o_O), me basta con hacerme entender, ayudar a los que lo necesitan. Presento a continuación dichos términos, sin ningún orden más allá del alfabético, a ver si a quienes lo lean les suena, los conocen o tachan la opción C (ni lo primero ni lo segundo). Espero que te sirva al menos para no perder el tiempo.

 HUELLA DIGITAL: Además de un sistema de seguridad, la huella digital se refiere a las marcas que deja nuestra actividad dentro y fuera de la red, los sitios que quedan almacenados en el GPS o las últimas llamadas de tu móvil están fuera de internet, pero también son huella digital; una vez conectados, nuestro rastro se puede seguir en cómo y dónde nos encuentra Google, qué dicen de nosotros nuestros comentarios en las redes sociales, si tu nombre aparece en una lista de funcionarios o en un atraco a un estanco… Es muy complicado que no haya información sobre nosotros en La Gran Red, ya que más de la mitad de nuestros datos los cedemos de forma involuntaria. Ahora, si buscas un empleo, hay que hacer lo mismo que antes (vestirse adecuadamente, cuidar la expresión, no ser exagerado en los gestos) y además cuidar la huella que deja tu paso por internet. Los departamentos de RRHH (recursos humanos) se fijan en tu reputación, la que les muestra tu huella.

INFOXICACIÓN: La nube de tags no te deja ver la ciudad, y hay que distinguir lo relevante y útil de lo que sólo genera confusión, del desorden y de lo irrelevante. La propuesta de Alfons Cornella es diseñar instrumentos para reducir el ruido informacional que recibimos, y aumentar la productividad del tiempo de atención de que disponemos. En este sentido el microblogging toma forma, porque comunica eficientemente, con poco material, ofrece información relevante, elimina ruido, combina texto e imágenes, permite incluir vídeo o música para atraer al lector. Si quieres leer más, aquí pego el enlace.

INTERFAZ: Aspecto que muestra la pantalla del dispositivo para comunicarse con humanos. Existe una profesión -dicen algunos que es de alta demanda- que es la del diseñador de experiencia de usuario, y el que ocupa ese puesto se dedica a poner en juego la mejor imagen para un programa de cara al usuario. Por ejemplo, Photoshop distribuye sus herramientas agrupadas en paletas que se pueden repartir por el monitor, los iconos son sencillos y no varían en su esencia de una versión a otra. El diseñador UX (UserXperience) toma las decisiones acerca de cuál es la mejor forma de presentar el programa, no sólo que sea bonito, sino también útil y sencillo. Uno de los logros de estos profesionales que todos conocemos es el de que los cajeros devuelvan primero la tarjeta (para que no la olvides una vez que hayas recogido el dinero que te ha llevado hasta allí).

KNOWMAD: El trabajador de la innovación, porque no le queda otro remedio si quiere trabajar. Tiene algo bueno (el humano puede adaptarse, y muy mal estará el que no sea capaz) y algo malo (aunque te canses de hacer cursos, no hay nada que sepas hacer que otro, a unos kilómetros de distancia, en inglés y en unos segundos, no me vaya a solucionar por menos dinero). El punto medio lo podemos encontrar en que nuestras circunstancias de vida nos obligan a aprender cada día algo más. El enlace recomendado incluye un libro gratuito esta vez: Aprendizaje invisible. Aquí tienes el post.

NATIVO DIGITAL: Esta nueva etiqueta para humanos resulta muy difusa: la edad no te hace nativo digital, ni haber estado delante de Tuenti o Facebook durante un año dedicando a tus amigos información inconexa y sin sentido, ni saber encontrar los mejores vídeos porno o la mejor oferta para un móvil. Se trata de individuos multitarea, con problemas para centrar la atención, acostumbrados a manejarse con la tecnología, atentos a lo nuevo que viene o ha de venir, y capaces de extraer soluciones para problemas que están por venir, o que ya han llegado. En la primera parte de este pdf que enlazo se puede leer más sobre esta nueva etiqueta, si te interesa.

En el próximo día sin trabajo publicaré otras como storytelling, metadatos, taxonomía o microblogging. El aprendizaje en línea permite una adaptación en cuanto a horarios y conocimientos que ojalá hubiéramos tenido hace años: ahora seríamos muchos más alumnos con una formación más eficaz (si nuestros guías por la nube de tags se hubieran formado para trabajar como tal).

Edición colaborativa con Google Docs

La utilización de una suite ofimática tradicional para elaborar documentos, y su posterior intercambio y modificación como archivo adjunto a un e-mail entre los coautores conlleva una serie de problemas, como pueden ser la existencia de varias versiones del documento, generando incertidumbre acerca de cuáles son las últimas modificaciones e incrementando el esfuerzo necesario para la redacción y maqueta definitiva, o problemas de compatibilidad entre sistemas operativos y/o versiones de software; tiempos de espera hasta que el resto de coautores revisan el documento; riesgo de pérdida del documento por fallos humanos, de software o hardware…

Una alternativa es la edición mediante herramientas web específicamente diseñadas para el uso por parte de varios autores, como Google Docs.

Entre las numerosas ventajas de Google Docs:

  • Es gratuito.
  • La interfaz es similar a otras suites ofimáticas, por lo que no precisa entrenamiento previo.
  • Aplicaciones siempre actualizadas.
  • Compatibilidad con los formatos de archivo más comunes, como DOC, XLS, ODT, ODS, RTF, CSV, PPT, etc.
  • Accesibilidad desde cualquier equipo con conexión a Internet y un navegador estándar, sin necesidad de descarga ni dependencia de dispositivos de almacenamiento
  • No hay que preocuparse por la versión del documento, o por el sistema operativo, porque la herramienta permite que los usuarios trabajen de forma conjunta (asincrónica o sincrónica) sobre el mismo documento, guardando la última versión de forma automática.
  • Al mismo tiempo, ofrece la opción de control de cambios e historial de revisiones (Menú Archivo > Ver historial de revisión): Tenemos la posibilidad de comprobar qué ha corregido cada uno de los coeditores del documento, gracias a la barra lateral derecha y a los colores con que se representa a cada participante. Puede resultar muy útil para las sucesivas discusiones y correcciones del contenido.
  • Notificaciones de cambios: Los autores pueden elegir ser avisados de los cambios que se hacen en el documento. El correo electrónico es la opción más común: un mensaje avisa con un enlace al nuevo documento. La mayoría de las aplicaciones de GDocs a menudo soportan RSS, lo que permite a los usuarios recibir notificaciones cuando se realizan cambios.
  • Minimiza el riesgo de contagio de virus informáticos presente en el intercambio de correos electrónicos con archivos adjuntos.

En particular, como herramienta de colaboración online, tiene las siguientes ventajas:

  • Edición multiusuario en tiempo real: varios usuarios pueden ver los documentos y hacer cambios al mismo tiempo. Existen tres opciones de visibilidad:
  1. Privado. Al crear un documento, este es privado y el creador es el único que puede acceder a él y posteriormente, si así lo desea, otorgar acceso a otros usuarios. La opción de compartir se encuentra situada en la esquina superior derecha, permitiendo compartir el documento con otros usuarios, con tres niveles de acceso (Puede editar, puede ver, puede comentar) e incluso transferir la propiedad del documento.
  2. Cualquier usuario que reciba el enlace. Cualquier persona que conozca la URL exacta puede acceder al documento. No es necesario iniciar sesión para acceder al documento.
  3. Público en la web: Aparecería en las búsquedas. Incluye opciones para permitir que todos puedan comentar o que todos puedan editar.
  • Muestra a la derecha qué usuarios están editando y permite iniciar un chat.
  • Permite añadir comentarios al texto.

También hay que conocer sus limitaciones:

  • Necesidad y dependencia de la disponibilidad de conexión a internet.
  • El usuario medio no echará de menos opciones, pero el más especializado comprobará que otras suites tienen algunas de las que carece GDocs. En estos casos, se puede guardar el archivo, utilizándolo para la edición colaborativa y, una vez que se tenga el documento definitivo, pero antes de conseguir la versión final para impresión habrá que maquetarlo en una suite ofimática offline.
  • Límites en la capacidad de almacenamiento gratuito: en el caso de los documentos de texto, los 1.024.000 caracteres, independientemente del número de páginas o el tamaño de fuente. Además, los archivos de documento subidos que se conviertan al formato de Google Docs no pueden superar los 2 MB. Existen opciones de pago para incrementar la capacidad de almacenamiento que Google ofrece gratuitamente.
  • Límites en el uso compartido: Puedes compartir un documento o un archivo explícitamente con 200 lectores y editores combinados, o bien puedes cambiar la opción de visibilidad para poner el documento a disposición de cualquier usuario. Un total de 50 usuarios pueden modificar y ver una hoja de cálculo, un documento o un dibujo. Hasta 10 usuarios pueden modificar y ver una presentación o un documento en la versión antigua de Google Docs.

La aplicación de Google Docs en el ámbito laboral y educativo irá ampliando su implantación y, por consiguiente, acelerando su grado de mejora, y de eso nos aprovecharemos los usuarios, pero también las empresas.

Productividad en el texto (IV): seleccionar texto

Teclas de navegación

Teclas de navegación

Cuando empezamos a trabajar con Word, rápidamente aparecen las necesidades de copiar y pegar, o de borrar un par de palabras, o una línea o un párrafo, o dos páginas. Todo esto se puede hacer con mucha facilidad. Si estamos acostumbrados al uso del ratón, mejor, pero también con el teclado se puede ser muy preciso, y siempre contando con la tecla mayús-shift (↑).

Primero con el ratón:
1 clic: sitúa el cursor.
2 clic: resalta la palabra.
3 clic: selecciona el párrafo.
4 clic: vuelve a seleccionar solo la palabra.

Con el ratón puedes también hacer clic y arrastrar para seleccionar una parte extensa del texto, pero hay que tener mucho cuidado de no desplazar lo seleccionado, y de incluir únicamente lo que necesitamos. Por eso, para ser más preciso, el método que propongo es hacer clic en el inicio del texto que queremos resaltar, pulsar mayús-shift (↑) y hacer el segundo clic en el final de lo que queremos resaltar. Mientras se tiene pulsada la tecla mayús-shift (↑) se puede mover la barra de desplazamiento vertical. Si probamos, con mayús-shift pulsado y las teclas de navegación también se selecciona con precisión una línea completa (tecla fucsia) o una página (tecla amarilla). Puedes comprobarlo.

Con el atajo cmd+(A) seleccionas todo el documento (en Windows, Ctrl+(E) hace lo mismo). Y siguiendo con Windows, hay otra opción que en Mac no he encontrado, que es lo que permite hacer F8. Con esa tecla se activa el denominado modo extendido, de manera que para salir de él es necesario volver a pulsar F8. En el modo extendido, dos clics en diferentes puntos del texto hacen selección, sin más teclas ni movimientos raros. Es interesante probarlo antes de usarlo en un documento importante.

En una tabla, situar el cursor del ratón sobre la línea exterior nos permitirá resaltar la fila o columna completa deseada cuando se visualice en forma de flecha negra gruesa, al pasar por encima de la línea. La tecla tabulador (sobre el bloqueo de mayúsculas) también nos será muy útil, pues sirve para seleccionar el contenido de la celda situada en la siguiente columna.

En el próximo post, los atajos de teclado que nos ahorrarán unos minutos al día, que serán horas al mes.

La Constitución española en formato ePub

Quiero compartir algo que creo bastante útil: el archivo ePub de la Constitución española. Me alegrará que la compartas con quien pueda necesitarla, o a quien le pueda servir de algo, pero no sin citarme, o citar este blog.

POR FAVOR, NO SEAS MUY PUNTILLOSO, YA QUE ES EL PRIMER ARCHIVO QUE PREPARO PARA PUBLICACIÓN EN FORMATO EPUB, y el precio que te cuesta tampoco es para exigir.

Lo puedes releer en el ordenador, con la aplicación de Adobe Digital Editions, o en cualquier lector electrónico que admita este formato de archivo.

Se puede descargar aquí. Y si quieres dejar un comentario, te lo agradeceré. Y si ves algo que haya que corregir, házmelo saber, lo valoraré y, si tienes razón, lo enmendaré.

Productividad en el texto (III): Moverse por el documento

Teclas de navegación - MAC

Teclas de navegación en un teclado Mac

Hoy quiero comenzar por la definición del problema, debido a las dudas e inexactitudes que he visto que genera la productividad. La productividad es la producción por hora trabajada, o más exactamente, el valor agregado (lo que vendo menos lo que compro) por hora trabajada. Una vez definido el alcance de la palabra, hay que saber qué hacer para incrementar la tan cacareada productividad. Hay varias formas: Tener o desarrollar un conocimiento superior al que existe de media entre los competidores (conocer formas de realizar el trabajo con al menos la misma eficacia y eficiencia y en menos tiempo), o crear herramientas nuevas que permitan reducir tiempos o errores. Otra forma es invertir en tecnología, invertir en formación: con un ordenador de hace diez años no se trabaja del mismo modo que con lo último -o lo penúltimo, que tampoco hace falta pagar un dinero que no se tiene por algo que en tres meses costará la mitad- que ha salido al mercado.

“La herramienta más poderosa para conseguir aumentos de productividad a largo plazo es la inversión de capital por empleado”, ya sea en formación o en tecnología. Por mi parte, para incrementar la productividad trabajando con textos, me parece fundamental que la persona que tiene que pelearse con el procesador de textos a diario tenga un ordenador mínimamente decente (no me vale eso de “para documentos de texto tenemos un G3 de 1999 que funciona más que de sobra”, porque eso es una tortura, no un trabajo) y unos mínimos conocimientos para moverse por el documento y hacer selecciones de caracteres, palabras líneas, párrafos, páginas o del documento completo.

Empezando por el principio: Moverse en Word
Quiero dejar claro que soy usuario de Mac, de modo que es posible que algunos atajos no funcionen igual que en Windows, pero la opción existe, aunque cambie las teclas.

A continuación, las teclas para mover el cursor en Word: por la línea, carácter por carácter, o una línea arriba, una línea abajo: esas flechas que caen bajo la mano derecha en el teclado. Por cada pulsación, un avance o retroceso. Este movimiento se puede modificar pulsando simultáneamente la tecla, lo que se llama atajos de teclado.
Alt + flecha derecha: mueve el cursor hasta el inicio de la palabra siguiente. Si has llegado al final de la línea con este atajo de teclado, sabrás volver al inicio (Prometo no repetir el procedimiento de vuelta).
Alt + flecha abajo: Inicio del párrafo siguiente.
Comando + flecha derecha: final de la línea.
Comando + flecha abajo: final del párrafo.

En el teclado, por encima de los botones de las cuatro flechas tenemos un grupo de seis teclas. En la imagen he dejado sin sombrear lo que se denomina el grupo de teclas de navegación. Las que he coloreado funcionan de la siguiente manera:
Teclas cián y magenta hacen lo mismo que el atajo de teclado [comando + flecha izquierda/derecha]
Teclas verde y amarilla: Permiten desplazar el cursor en vertical con avances indeterminados, pero aproximadamente con dos pulsaciones se pasa la página completa.
Los atajos también funcionan con estas teclas:
[Alt + inicio (cián)/ final (magenta)] nos lleva a la primera línea de la primera o última página del documento con una sola pulsación.
[Comando + avanzar (amarillo)/retroceder(verde) página] nos lleva a la primera línea de la página siguiente/anterior.

Para un movimiento menos preciso, pero más rápido, en la ventana del documento Word tenemos una barra de desplazamiento vertical (a la derecha) que nos permitirá una visión aproximada de la longitud del documento. Existen dos botones que nos trasladarán al inicio o final del documento con una sola pulsación mediante el ratón. En la base de la ventana hay otra barra de desplazamiento horizontal para moverse por la página cuando su ancho exceda el de la pantalla.

En el próximo post, trataré de explicar la selección en Word de caracteres, palabras, párrafos, documentos completos.